jueves, 31 de diciembre de 2015

EL DRAGÓN Y SU RELACIÓN CON LOS DEMÁS ANIMALES DEL ZODÍADO CHINO

EL DRAGÓN  Y SU RELACIÓN CON LOS DEMÁS ANIMALES DEL ZODÍADO CHINO:

Son Dragón los nacidos en:  1904 – 1916 – 1928 – 1940 – 1952 – 1964 – 1976 – 1988 – 2000 – 2012 - 2024

DRAGÓN  – RATA 

Buena relación, el Dragón recibe de la rata toda la admiración que necesita que sientan por él, y la Rata bueno… ¿quién no quiere estar con un DRAGÓN? La RATA con su unión estará encantada, profundamente enamorada, la RATA ve en el DRAGÓN todas las cualidades que desea en una pareja, le encantará que la vean pendida de su brazo, por ello lo adula y el DRAGÓN feliz le deja hacer, además la RATA es buena consejera y además astuta, conoce los peligros y aplacará la impulsividad del DRAGÓN de manera sutil sin que el DRAGÓN llegue a percatarse para evitar que se meta en líos o se escape a comandar una nueva batalla.

DRAGÓN  – BÚFALO

Los dos son autoritarios y quieren mandar, choque irremediable.  Al BÚFALO toda la majestuosidad del DRAGÓN lo deja frío, el es un trabajador, no se fija en las apariencias solo en el esfuerzo y los resultados. Tiene claro que el carisma sin esfuerzo no da de comer.  Y al DRAGÓN lo intolerante y lo pesimista que es el BÚFALO le apaga el fuego dejándolo helado de realidad y además deprimido. El Dragón necesita muchedumbre, súbditos que le aplaudan, que le admiren y al BÚFALO todo ese jaleo lo asusta y descompone,  se vuelve aún más cabezón y terco, recriminará al DRAGÓN por pretender tener una vida tan banal y el DRAGÓN no  consentirá que lo ofendan… mejor que se dediquen sólo a los negocios,  el DRAGÓN es un buen representante y el BÚFALO es muy hábil y trabajador.

DRAGÓN  – TIGRE

Todopoderosos, un ser mítico que escupe fuego y posee todos los dones del universo y el felino más fiero del mundo, ambos son grandes, fuertes y bravos, adoran las aventuras, hay tantas causas por las que luchar, tantos viajes por hacer, tantas tierras por explorar, estos dos no se aburren nunca, se creen imbatibles, colosales, el DRAGÓN escupe fuego, el TIGRE ruje, ambos alertan de su presencia, les encanta que les vean venir, pero realmente de vez en cuando no estaría mal que bajaran de lo alto y, cual hormiguita, miraran sus finanzas pues ninguno es muy dado a pararse a realizar las pequeñas labores del día a día.

DRAGÓN  – GATO

El GATO se hartará de una compañía tan egoísta, pues siente que su única función es la de tener la casa limpia y la mesa preparada para cuando el fantasioso DRAGÓN esté dispuesto a regresar tras vivir mil y una aventuras y enfrentado a mil peligros. Al GATO no le asusta la soledad, es más, le gusta, pero cuando es por decisión propia y no impuesta por un compañero con el que nunca, pese a escupir fuego,  se puede contar para calentar la lumbre. El DRAGÓN nunca se dará cuenta de que al GATO lo que más le gusta es acurrucarse junto a su pareja y pasar horas tranquilos en sofá envueltos en una mantita o frente la chimenea, el GATO además es casero y no quiere seguir al DRAGÓN,  así que el GATO, visto lo visto, y ante la ceguera del DRAGÓN lo pondrá de patitas en la calle para la compañía que le da mejor se compra un cactus.  

DRAGÓN – DRAGÓN

Se escupirán fuego mutuamente, será una relación de amor odio, llena de chispas, brasas y cenizas, de la cual los dos saldrán escaldados pues tratarán de subyugar al otro y someterlo entre las paredes de un hogar donde ninguno de los dos quiere estar, los dos buscan el gentío, necesitan acudir a fiestas, eventos, ser las estrellas principales, y, claro, uno a otro se roban los flases, algo inaudito para ambos, pero si van por separado a dichos eventos se echarán en cara que nunca están juntos… de verdad muy complicado.

DRAGÓN - SERPIENTE

Una pareja ideal en política, el DRAGÓN sería la cara externa y visible a la sociedad y la calculadora SERPIENTE movería los hilos de su pareja en la sombra. Es una buena unión, pues el DRAGÓN siempre pensará que él lleva el mando, mientras que la SERPIENTE  hará y deshará  a su antojo. La SERPIENTE es un animal de sociedad donde se mueve como pez en el agua, astuta sabe a quién arrimarse y lo tendrá tan fácil pues siempre todos se quieren arrimar al fantástico DRAGÓN, así que la SERPIENTE decidirá quién puede entrar en el circulo de su confianza según el reporte económico que les pueda proporcionar.

DRAGÓN – CABALLO

Al principio todo bien, al CABALLO le encanta trotar y piafar de aquí para allá y el DRAGÓN tan aventurero le encanta el ritmo del CABALLO pues nunca para quieto, pero es que el CABALLO es tan cinético tan alborotado que no se detiene ni para mirar dos veces al DRAGÓN y eso comenzará a escamarle, sí, se divierten juntos, pero el DRAGÓN no se siente adulado, no se siente el protagonista de la historia, no siente que le necesite el CABALLO que no para de correr en pos de la libertad. Y cuando el DRAGÓN quiere reposar y vuelve al hogar nunca hay nadie, siempre está vacío. El DRAGÓN se hartará, quiere que le sigan no tener que correr detrás de nadie.

DRAGÓN – CABRA

La Cabra tiene un talento artístico innato pero para brillar ya está el Dragón. Todo irá bien si se ciñen a su guión. El Dragón con su perfecta sonrisa y su don de gentleman será el mejor de los representantes, a su sombra, la Cabra conseguirá actuaciones en las mejores salas, pero si compiten sobre los aplausos la cosa irá mal, el Dragón se llevará todo el reconocimiento y la Cabra se sentirá como una simple mercancía. Sí la Cabra cede y se deja moldear a gusto del Dragón, éste le puede proporcionar todas las comodidades y placeres con que la Cabra sueña.

DRAGÓN  – MONO

El DRAGÓN es el rey, noble fuerte, bondadoso, todos le abren camino y se inclinan a su paso, todos quieren estar con él, sin embargo en está unión el Dragón pese a ser el rey no reina pues el MONO es quien mueve los hilos. El MONO dejara que su pareja brille, que sean para el DRAGÓN todos los flases junto a tal pareja, no le hace falta jugar al despiste con el resto pues todos sus actos quedan eclipsados por los del majestuoso dragón, y así sin que nadie se fije en él, el mono podrá hacer de las suyas a su antojo. Juntos entre carisma arrollador del DRAGÓN y el don para la oportunidad del MONO alcanzarán las estrellas.

DRAGÓN – GALLO

Bien al principio, el DRAGÓN es desprendido y no se tomará en cuenta que el GALLO tome como propios los méritos del DRAGÓN. El GALLO, qué decir, está encantado, todos los miran y al resplandor del DRAGÓN su plumaje adquiere unos matices tan mágicos, el GALLO sabe que en compañía del DRAGÓN se engrandece la suya propia, es la envidia de la fiesta y se pavonea a justo, se siente en su salsa. Lo que fallará es que la autoestima del GALLO no es tan fuerte  como la del DRAGÓN y poco a poco la está menguara a medida que alaba al DRAGÓN para retenerlo a su lado, al final se cansará de hacerlo y el DRAGÓN se irá a brillar sólo a otro lado.

DRAGÓN – PERRO

Pesimista nato el PERRO no está por adular a nadie, más bien, todo lo contrario, ve los defectos que todo el mundo tiene y el DRAGÓN no es infalible tiene defectos como todo el mundo y además así se lo hará saber, por muy enamorados y muy ardiente que sea su amor al principio, el PERRO con su actitud apagara la llama del DRAGÓN y lo hará sentir desgraciado e insignificante a medida que el PERRO trata de contagiarle su miedo al futuro y desesperanza. Pese a todo el DRAGÓN valora las cualidades del PERRO, es sincero, leal y fiel, pero por su salud mental es mejor que lo abandone y siga su camino, pues no le admira, ni entiende su ser. El DRAGÓN a su vez es incapaz de darle los mimos y caricias al PERRO para reconfortarle e infundirle ánimos y seguridad en que el mundo, el día de mañana, será mejor.

DRAGÓN – CERDO


Sí, el CERDO es tan amable, tan comprensivo, alaga tanto al DRAGÓN y el DRAGÓN se deja cuidar encantado, le gusta que le froten las escamas y les den brillo. Junto al CERDO el DRAGÓN siente que todo siempre está preparado para cuando decide partir para dejar que otros también lo admiren y encuentra que está todo listo y dispuesto para cuando decide volver al hogar a reposar, a que le laven las heridas y le lisonjeen el ego. ¡Qué hogar tan confortable, que buenos cuidados recibe en él! El DRAGÓN está feliz, infinitamente dichoso, y, el CERDO, pese a toda la responsabilidad y el trabajo que le acarrea esta relación para funcionar, también está feliz y enamorado, encuentra al DRAGÓN tan cálido. Y si ambos son felices a rabiar los demás no somos nadie para criticar.

Texto: Elena Catalán©.
Todos los textos y artículos mostrados en la web www.tarotysabiduria.com poseen Copyright ©. Está totalmente prohibido su difusión sin el consentimiento expreso de su autor. De lo contrario se tomarán las medidas legales oportunas.