miércoles, 23 de diciembre de 2015

LA CABRA Y SU RELACIÓN CON LOS OTROS ANIMALES DEL ZODÍACO CHINO

LA CABRA Y SU RELACIÓN CON LOS OTROS ANIMALES DEL ZODÍACO CHINO

CABRA - RATA

Mejor no, demasiado complicado. La Rata es individualista nata y a la larga a la Rata la sacará de quicio cargar con la perezosa y sensible Cabra. La Cabra tachará a Rata de egoísta y dramatizará la situación, esto volverá histérica a Rata, con ella los seductores encantos de la Cabra no funcionan y abandonará primera el barco, pues, intuitiva, ya sabrá que la relación se hunde, aunque la Cabra no quiera darse cuenta. Por el bien de ambos, cuanto más lejos estén uno del otro mejor.

CABRA - BÚFALO

Práctico, realista, trabajador, el Búfalo no sabrá qué hacer con la Cabra. Él vive en el mundo de verdad, un mundo en el que hay que trabajar duro para conseguir lo que se quiere. El Búfalo realmente, está hecho a este mundo, es capaz de conseguir llegar donde se proponga, y, asegurarse una más que merecida jubilación, pero no está dispuesto a cargar con una piedra en el zapato. Son tan opuestos, tan diferentes. La Cabra es soñadora, sensible y no soporta la disciplina férrea que le impone el Búfalo y la dosis de realidad que le infringe el estar a su lado. Por mucho que el Búfalo le dé estabilidad financiera y la Cabra le aporte la ternura que necesita la relación hará aguas.

CABRA - TIGRE

En nuestra dulce Cabra le da miedo el Tigre, es tan rudo, tan crítico, tan sincero, su mirada es tan penetrante, la analiza de una manera que lastima su sensibilidad. Ambos son muy sinceros en sus afectos y necesitan de la ternura del otro, sin embargo, la Cabra, se debate entre la admiración que siente por la fortaleza y seguridad que el Tigre le ofrece con su fuerte carácter, su valentía y su seguridad en sí mismo, y, por otra parte, le asusta su poca diplomacia. Además, a los dos les gusta derrochar, su economía se resentirá, y, aunque, al Tigre, le gusta ver las volteretas que sabe hacer la Cabra, es mucho más realista y práctico, así que la reprenderá. Si liman asperezas pueden tener una buena relación pero no carentes de altibajos.

CABRA - GATO

Ambos están en sintonía, viven en la misma frecuencia. El Gato presumido, sensible como  la Cabra disfruta de las piruetas y las artes de la misma, que a su vez se deja seducir por la elegancia del felino y la ternura de su ronquido. Dulce, meloso, el Gato disfruta en dejarse ver con la Cabra que deslumbra con su talento, ambos crecen en el otro, pero, siempre que todo marche bien, porque los dos son miedosos, demasiado sensibles y frágiles, no tienen aplomo para sostener el otro ante las penas, ambos se deshacen fácilmente en un mar de lágrimas como plañideras en lugar de hacer frente a las adversidades.

CABRA - DRAGÓN

La Cabra tiene un talento artístico innato, pero, para brillar ya está el Dragón. Todo irá bien si se ciñen a su guión. El Dragón con su perfecta sonrisa y su don de gentleman, será el mejor de los representantes, a su sombra la Cabra conseguirá actuaciones en las mejores salas, pero si compiten sobre los aplausos la cosa irá mal, el Dragón se llevará todo el reconocimiento y la Cabra se sentirá como una simple mercancía. Sí la Cabra cede y se deja moldear a gusto del Dragón, éste le puede proporcionar todas las comodidades y placeres con que la Cabra sueña.

CABRA – SERPIENTE

No demasiado recomendable, ambos viven en el mundo de las ideas, pero la Serpiente es científica, la mueve la búsqueda de sabiduría como a la Cabra la mueve el terreno de las emociones, el romance y el arte. Así que tenemos un animal muy intelectual y otro sentimental. Si bien, en un principio pueden congeniar, ambos adoran tostarse al sol y dormir, son igual de perezosos, la Serpiente, se cansará de todas las responsabilidades económicas con las que le carga la soñadora Cabra y se dará cuenta de lo que mundana que es. La Serpiente está llamada a los grandes descubrimientos de la historia, y, tarde o temprano, sentirá, que al atender a los caprichos de la Cabra está desperdiciando el tiempo, así que la Serpiente mudará la piel y se irá. Una lástima para la Cabra pues a la Serpiente le suele arrollar la fortuna.


CABRA - CABALLO

El Caballo es inestable, le encanta correr de aquí para allí, no puede estarse quieto, tiene alma de vagabundo, y, la Cabra, sueña con una acogedora hogar cómodo y confortable, en este hogar le esperará la Cabra cuando el Caballo decida parar de trotar. La Cabra le cepillará el lomo, el Caballo se dejará querer y cuidar, ya que la Cabra no le recriminará y lo dejará volver a trotar cuando el Caballo quiera, al tiempo que le aplaudirá cada vez que Piafe y fanfarronee, pueden ser muy felices y divirtiese mucho juntos trotando y haciendo volteretas. Ante los problemas, la Cabra se sentirá protegida, el Caballo tiene muchos ases escondidos en la manga.

CABRA - CABRA

Las dos Adoran el lujo, las cosas bonitas, vivir del cuento, son muy teatreras, soñadoras y contemplativas... les faltará fuerza y ​​apoyo para salir adelante, corren el riesgo de en su búsqueda de su mundo utópico de terminar bajo un puente, a menos que una de las dos partes tenga aspectos muy favorables es su carta astral, o la paternidad les haga despertar y los fuerce a ser comerciales y vender su talento con tenacidad, a un buen precio, para poder alimentar a su prole.

CABRA - MONO

El Mono sabrá cómo aprovechar el talento artístico de la Cabra, organizara exposiciones y espectáculos que la Cabra deleite a los demás con su talento, además  juntos también se divierten, pero, son mejor amigos que amantes o pareja. La Cabra romántica exige caricias, mimos, cuidados y halagos... y el Mono es un empresario, es cerebral, no congenian en la cotidianidad y la vida juntos, ya que ambos tienen dos naturalezas muy diferentes, están de acuerdo en que los dos adoran el éxito, pero el éxito para la cabra es conseguir que su arte se extienda y el calor que le aportan los focos, le encanta que la adoren, pero, para  el Mono, más frío y sin necesidad de reconocimiento, el éxito es atesorar dinero.

CABRA - GALLO

Al Gallo, fastuoso, coqueto, le  irrita la Cabra, siente que trata de hacerle sombra, así que la criticará y despreciará por ello. Si alguien tiene derecho a brillar en el escenario es el Gallo, no cabe nadie más. Por su parte, la Cabra, no está dispuesta a pasar todo el día aplaudiendo el Gallo, que no cesa de cacarear sintiéndose tan atractivo, brillante, orgulloso con el pecho henchido. No durarán mucho,  la Cabra, no aguantará ser el blanco reiterado de la frustración del Gallo, quien secretamente tiene baja la autoestima y por eso busca los defectos en la Cabra, a la que fustiga sin cesar, repitiéndole lo desastrosa que es en las tareas domésticas y en administrar las cuentas, no dejándola, holgazanear y fantasear a gusto. La Cabra por tanto, que tiene, a diferencia del Gallo, la autoestima muy alta, se cansará de vivir en una atmósfera tan asfixiante y hostil, y, se irá, saltando feliz a conquistar cumbres más altas.

CABRA - PERRO

El Perro es pesimista por naturaleza, un gafe, y, la Cabra, melancólica, se dejará contagiar... A esta relación le falta fortaleza,  corren el riesgo de arrastrarse mutuamente a profunda depresión y bloquearse. Al Perro, no se le pasaran por alto las pequeñas inseguridades de la pizpireta Cabra, y, con critico discurso, reafirmará todas sus preocupaciones y miedos. El Perro con su vaticinio de todo tipo de males, le inyectará el miedo y le robará a la Cabra toda la ilusión por la vida, se le marchitarán las alas y se sentirá caer en el pozo de la angustia y la depresión. La Cabra, hasta entonces, tan alegre, tan simpática, se volverá agria y pesimista a imagen de él introspectivo Perro. El Perro, en realidad no lo hace por maldad, es leal, trabajador y humanitario. Pero su olfato es capaz de descubrir toda trampa y engaño, sabe bien que las cosas no son gratuitas y le gusta vaticinar, con humor negro, futuros Desastres, y, claro... a la Cabra, no le gustará estar con alguien que, cada día, le recuerda que si se dedica a trotar alegremente por la montaña, sin mirar donde pone los pies, tarde o temprano pisara una bomba o acabará en el cepo de un despiadado cazador.

CABRA - CERDO


Una unión feliz, Ambos saldrán ganando. Se admiran mutuamente y se divierten en compañía del otro, juntos saben disfrutar de las cosas buenas de la vida. El Cerdo, posee una indomable voluntad y empeño para alcanzar sus metas, lo que hace que parezca que le llueve dinero del cielo, y, generoso (le encanta cuidar de los otros), colmará de bienes y comodidades en la su adorada y refinada Cabra. Pero no sólo eso, el Cerdo bonachón y de gran corazón, dejará a la Cabra ser como es, soñadora, artista, refinada, sociable, no la criticará jamás, dejándole espacio suficiente para que la pizpireta Cabra pueda correr y trotar a su gusto por montañas y prados. La sensible Cabra, por su parte, compartirá con el Cerdo sus bellos sueños y llenara su vida de dulzura, sofisticación y belleza.


Texto: Elena Catalán©.
Todos los textos y artículos mostrados en la web www.tarotysabiduria.com poseen Copyright ©. Está totalmente prohibido su difusión sin el consentimiento expreso de su autor. De lo contrario se tomarán las medidas legales oportunas.